29 de diciembre de 2009

28 de diciembre de 2009

21 de diciembre de 2009

One item: three outfits

Untitled

One item: three outfits


Outfit 1: day at the beach

One item: three outfits

Outfit 2: out and about around the city


One item : three outfits

Outfit 3: girls night out





8 de diciembre de 2009

Inspiración

Portugal

El domingo tuve el placer de asistir a un arraial português -algo así como una fiesta donde se muestran danzas típicas de distintas regiones de portugal- en Fátima (Buenos Aires, no Portugal, lamentablemente). El evento reunió a las comunidades portuguesas del Gran Buenos Aires, y allí fuimos a acompañar ao meu avô.

Entre los corridinhos, el fado, y las canciones del grupo Mocedades, esto es algo de lo que vi (las fotos las tuve que sacar de internet por que mi cerebro deseoso de unas buenas vacaciones no pudo acordarse de llevar la cámara)

Saias típicas

Os lenços


Traje típico de la región do Minho


lenço



O chápeu típico- Lo llevan tanto hombres como mujeres, ellas sobre su hermoso y colorido lenço-

Camisa de rapaz



Camisa de rapariga- que bordados!!-




La búsqueda de mi propio Lenço

Uno de los motivos por los que fui a esta fiesta, -además de que jamás puedo negarme a disfrutar de la danza y menos a acompañar a mi abuelo a hacer algo relacionado con su cultura- fue para obtener mi propio lenço. Como sabía que iban a vender cosas típicas -compramos vinho verde y unos cuantos licores- llevé mi plata con la esperanza de traerme uno para mi. Al llegar y ver a absolutamente todas las viejas portuguesas con su lenço de rigor sobre los hombros, me emocioné, pero lamentablemente no había lenços a la venta. (Se ve que los portugueses aman la comida, el alcohol y la música por sobre sus lenços). Sin embargo, me volví a emocionar cuando una de las cosas que salió a remate fue un lenço traído especialmente de Fátima (si, Portugal). Obviamente, la emoción duró hasta que cantaron el precio de base: $100, creo que lo vendieron a más de $200


Anyways, la historia tiene un final feliz : cuando dejamos a mis abuelos en su casa, mi abuela fue hasta su ropero, revolvió y me regaló su propio lenço portugês: blanco, igual que el de la foto. Asi que no esperé y el lunes ya formó parte de mi vestimenta!!!