9 de septiembre de 2011

La muerte de la moda, el día después

"Existe una relación inversamente proporcional entre la desarticulación del sistema de la moda y la consolidación de una sociedad orientada a las individualidades (...)"

"Los códigos del vestir, que hasta ahora pautaban las modas, se están redefiniendo. Entre las causas más visibles se cuentan las nuevas tecnologías que en la actualidad impulsan permanentes transformaciones en las relaciones sociales entre las personas. El crecimiento acelerado de las redes sociales está imponiendo una diferente manera de estar y percibir el mundo, y va configurando un nuevo imaginario (...)"

"Entonces cuando decimos que la moda, como sinónimo de imposición social, será reemplazada después de su muerte por múltiples modas, estamos afirmando que se desdibuja el ritual de las autoritarias representaciones colectivas y se recupera la ceremonia íntima, original y primaria en la creación de la propia imagen".

"[S]erán finalmente las personas las que puedan hacer su propia síntesis a partir de las modas autoritarias y los diseños independientes: una remera seriada potenciada por una falda de autor".

"[E]l vestido lentamente se está consolidando como un auténtico estandarte de las identidades personales. Cobran importancia el impulso y la necesidad de afirmación en la búsqueda de la configuración de la identidad (...)"

"La materialista sociedad industrial, disciplinada, violenta y obsesionada por la producción, se desdibuja con la incorporación de la ética, el compromiso, la diversión, la magia y el juego. Características que ayudarán a humanizar una sociedad veloz, eficiente, informatizada, virtual, digital".

"La muerte de la moda, el día después (...) tal vez pueda dejarle como legado al hombre, luego de seiscientos años de vigencia, la capacidad de repensar el juego de las apariencias desde su propia personalidad. Una personalidad que, a partir de la fluyente unidad del espíritu, cuerpo, vestido, arte, entorno, le ofrezca la ansiada seguridad en sí mismo".

Así concluye el libro de Susana Saulquin "La muerte de la moda, el día después". Quería dejarles como reflexión estos párrafos finales que resumen lo planteado en su obra. También quiero recomendarles a quienes todavía no lo leyeron, que lo hagan cuanto antes!

"La muerte de la moda, el día después" es una excelente muestra de adónde se dirige la industria de la moda. Estamos en una etapa de cambios radicales y siempre es bueno saber donde estamos parados. Para quienes -como yo- adoran la sociología de la moda, este libro es de lectura obligada. Solo una advertencia para quienes -también como yo- resultan ser lectores puntillosos: el libro tiene numerosos errores de tipeo y sintaxis, y la economía lingüística no abunda. Sin embargo, ello no se compara con el placer de leer a Susana Saulquin!

8 comentarios:

  1. Hola! Me gustaría leerlo! Buen finde. Besos
    http://ponerleonda.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Opa ..que eso!!!
    muy bueno editorial..queria leerlo..besos linda!!

    http://modargenta.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. No lo lei, pero debe estar muy bueno! Un beso grande

    ResponderEliminar
  4. Lo tengo, es muy bueno como disprador, como anticipación de lo que vendrá. Genia susana, una grosa en serio.
    Besitos, Sol:>

    ResponderEliminar
  5. Ese libro lo compre hace un tiempo!!! Y me encantó la propuesta! Pero en medio de la rutina fue imposible continuarlo! Esta por la mitad y merece q lo termine!! =) besines!!!

    http://laspalabrasjamasalcanzan.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Debe ser interesante, lo voy a tener en cuenta, gracias! (aunque tengo 3 libracos empezados y poco tiempo, lamentablemente...)
    Besotes, Sol!!!

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo! También noté los errores que distraen un poco, pero es como decís...valioso material.
    Besos
    Mara
    www.clubdeestilo.com

    ResponderEliminar
  8. Es medio una verguenza que LA socióloga de moda argentina sea Susana Saulquin, la ludovica de la indumentaria. Fue la que predijo que a fines del 2000 no íbamos a usar más jeans, no? No me compro sus teorías apocalípticas.
    Besos

    ResponderEliminar